Home / Empresas / El negocio deseado del verano: un chiringuito de playa

El negocio deseado del verano: un chiringuito de playa

¿El trabajo perfecto para la época estival?

Hoy salió el sol tras estos días atrás en los qué el frío, la lluvia e incluso la nieve han llamado a nuestras puertas… Ya se empieza a ver los primeros rayos de sol al final del túnel qué para muchos de nosotros es el invierno y qué sin duda a más de uno nos empiezan a animar los días, pues el tiempo es sin duda, un factor qué influye de manera determinante en nuestro estado de ánimo. En mis continuas divagaciones matutinas hoy ha surgido una de la que os estoy hablando ahora mismo: ¿Sería posible vivir de un chiringuito en la playa durante los meses buenos del año y después trabajar en la ciudad los demás meses?

Sin duda, llevo toda la mañana dando vueltas a la cabeza y quiero deciros qué pros, y qué contras, estoy encontrando a mi última idea loca porque parece ser que abrir un chiringuito en la playa puede ser un negocio muy apetecible y rentable si se sabe llevar bien:

¿Qué hemos de tener en cuenta para abrir un chiringuito de playa?

  • ¿Qué hace falta para abrir?

Lo primero qué hemos de sabe es qué los chiringuitos de playa se adjudican tras un concurso público en los que se adjudica una licencia, por lo que hemos de tener en cuenta ciertas trabas burocráticas.

  • La competencia para la apertura es alta.

Al ser negocios bastante rentables e idílicos, parece ser que hay un alto número de personas que quieren abrir un chiringuito en la playa. En zonas muy turísticas, como la costa dorada o la costa gaditana, hay problemas para conseguir licencias, pues además las licencias son limitadas para cada término municipal.

  • Aprovechar al máximo las horas de apertura del local.

Hemos de tener en cuenta qué estos negocios funcionan a pleno rendimiento tan solo unos pocos meses al año (los principales del turismo y vacaciones en España), por lo qué durante estos meses hemos de maximizar los beneficios y para ello lo mejor es otorgar distintos ambientes y enfoques al local dependiendo de la hora del día que sea, para mantenerlo abierto el máximo número de horas y ofrecer a los turistas todos los servicios posibles.

chiringuito

Pensando durante toda la mañana, creo qué cómo mejor funcionaría el negocio sería enfocándolo en 3 principales horarios: desayunos, comidas y cenas y copas. Para ello, lo mejor sería crear 3 “minichiringuitos” dentro de nuestro negocio.

Minichiringuito de desayunos:

Está poco visto en la actualidad en nuestro país y por ello sería una buena opción un chiringuito qué ofreciese desayunos económicos a pie de playa, especialmente para los turistas jubilados y los extranjeros, qué suelen ir a la playa desde bien temprano. Un modelo de negocio muy sencillo, pues nos hace falta apenas un exprimidor de zumos industrial, un par de tostadores industriales y un armario expositor con dulces para ofrecer un auténtico desayuno continental a dos metros del agua del mar.

Minichiringuito-restaurante:

A las horas del día de la comida y la cena, podemos enfocar nuestro chiringuito hacia un ambiente más familiar dónde comer unas raciones o tapas de calidad y bien elaboradas. Un arcón congelador, un armario refrigerado, y una freidora industrial, además de un buen cocinero, es todo lo qué necesitamos para servir raciones de pescaito frito y demás productos del mar qué tanto gusta comer en estos sitios.

Copas y cócteles en la playa:

Para abarcar todas las horas del día, y de la noche posibles, crear en nuestro chiringuito una zona de relajación o especie de zona chill out en la qué servir cervezas de importación, cócteles y copas, y dónde los turistas puedan relajarse al final de un día maravilloso de playa. Alguna actuación de grupos de la zona para amenizar las veladas siempre viene bien y dará el toque de distinción qué tu chiringuito necesita frente a la fuerte competencia.

En definitiva, y tras una mañana entera dándole vueltas al asunto, creo qué los chiringuitos de playa son un negocio qué pueden funcionar muy bien sí estás dispuesto a trabajar duro, escoger un buen sitio dónde la competencia no sea tan feroz, dónde haya buenas condiciones climáticas y dónde la afluencia de público sea alta. En definitiva, un negocio qué estoy empezando a sondear y qué sin duda, me alejaría del frío invierno por unos meses… ¡Estáis invitados a mi chiringuito, ya os diré su nombre!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll To Top